AEDEMCR | ASOCIACIÓN DE ESCLEROSIS MÚLTIPLE DE CIUDAD REAL - Calle Santa Teresa 2, 13003 Ciudad Real - 926 92 20 93 / 610 45 59 93

#aedemcr

Nuestra psicóloga Helena Barahona nos trae otra estupenda publicación. 

Espero que os guste. 

La palabra Familia deriva del latín, y más concretamente de “famulus”, que significa sirviente o esclavo. Así, en la concepción romana la familia era equivalente al patrimonio, e incluía tanto a ascendientes y descendientes como a los sirvientes de la casa.

            Visto así, la idea que tenemos actualmente de “familia” se ve enturbiada. Pareciera que la familia es una posesión más, algo que legar cuando fallezcamos.

            Aunque bien visto, no deja de ser poético: ¿qué hay que tenga más valor que nuestra familia? Los pasajeros que viajaban en los vuelos del 11-S, cuando fueron conscientes de que iban a fallecer, encendieron sus teléfonos y llamaron a sus parejas, hijos, padres… Esas llamadas quedaron registradas, y nadie llamó a su agente de bolsa o a su abogado para asegurarse de que su patrimonio monetario fuese correctamente legado. Todos llamaron a su familia para decir gracias, te quiero, me has hecho feliz.

            Efectivamente, la familia es nuestro mejor patrimonio. De hecho, es nuestro único patrimonio. Lo único en lo que trabajamos a diario, sin vacaciones o fines de semana, sin horarios, es en nuestra familia.

Trabajamos en crearla; trabajamos en mantenerla; trabajamos en fortalecerla.

Y lo hacemos sin horarios: nadie dice a su hijo, cuando se despierta en la noche con pesadillas, “ahora no puedo, no es mi jornada; mañana me cuentas lo que soñabas”. A nada le dedicamos más esfuerzo y atención que a la familia. Por tanto, nada tenemos de más valor que nuestra familia.

            Y cuando fallecemos, lo que dejamos en herencia a nuestros hijos es el recuerdo de sus padres, de la familia que hemos creado, para que la tomen como modelo y creen la suya propia. Les legamos la enseñanza de la familia.

            Pero además, nada hay de malo en conocer que Familia deriva de “sirviente” o “esclavo”, porque en realidad eso es una familia: servir a quien tienes sentimentalmente cerca, sin obtener nada material a cambio. La familia es servidumbre mutua, es disposición constante. La familia esclaviza desde la mayor libertad conocida.

            Pero no debemos ser reduccionistas: familia no son exclusivamente ascendientes y descendientes. Todos cuantos hemos sufrido un severo revés en la vida en algún momento, sabemos lo que es la familia. Familia es tu hija, es tu padre, es el amigo que nunca desaparece, es el vecino que no dice nada pero te da un abrazo cuando se entera, es el compañero de enfermedad que te comprende sin tener que explicar nada, es el psicólogo que te acompaña, es el médico que se involucra más allá de lo profesional, es el conductor de ambulancia que siempre está alegre y alegra a los demás…

            Familia son todos los que nos acompañan y nos hacen mejor nuestra vida diaria, aunque a veces se trate de cosas aparentemente sin importancia. Apenas hay 3 ó 4 cosas importantes a lo largo de la vida; sin embargo, los días están llenos de cosas menores, de aspectos que sin ser transcendentes, pueden hacernos más fácil y agradable nuestro día a día. Y la gente que está a nuestro lado y nos ayuda en esas cosas, cada día, todos los días, son nuestra familia, porque son nuestro mejor patrimonio.

            Me gusta creer que en la Asociación somos una familia. No una familia de anuncio, sino una familia de verdad. Una familia en la que a veces el hijo se enfada con la madre, en la que el padre no está de acuerdo en todo con la madre, o en la que alguno busca escaquearse de limpiar el baño porque no es agradable y preferimos que lo haga otro. Pero una familia en la que cuando alguien lo necesita, todos están sin que nadie les haya llamado; una familia en la que todo lo que hay es de quien más lo necesite en ese momento; una familia en la que nos sentimos orgullosos del esfuerzo y la capacidad de superación de los demás miembros. Una familia en la que no sobra nadie y todos hacemos falta.

            Yo me siento parte de esta familia. Y esta familia es también mi patrimonio.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Cerrar menú